La conservación del centro histórico de Savannah, GA

Como una universidad y unas damas cívicas sureñas salvaron el Centro Histórico de Savannah

En su libro finalista al Premio Pulitzer de 1994 “Medianoche en el jardín del bien y del mal” (Midnight in the garden of good and evil), John Berendt escribió: “Para mí, la resistencia de Savannah al cambio fue su salvación. La ciudad miró hacia adentro, aislada de los ruidos y distracciones del resto del mundo”.

Savannah, la ciudad más antigua del estado de Georgia y una de las primeras trece colonias de Estados Unidos, es un libro de historia viviente. Los que me siguen en mis redes saben que es una de mis ciudades favoritas de Estados Unidas. Su arquitectura, sus casas, su encanto y su rica historia en cada paso que uno da, la hacen un lugar único y encantador. En el centro, los visitantes pueden caminar por calles adoquinadas bordeadas de árboles cubiertos de musgo. Las cercas de hierro forjado se enrollan en arreglos florales frente a las casas de ladrillo rojo que aún cuentan con la carpintería interior de principios del siglo XIX. La fuente de 150 años de antigüedad en el corazón del extenso Forsyth Park, una de las más de 1,000 estructuras históricamente significativas de la ciudad, habla de una moda pasada de jardines públicos de estilo francés.

Forsyth Park es un lugar de reunión predilecto para los residentes de Savannah. En el parque encontrarás canchas de tenis y baloncesto, campos, un anfiteatro, un Jardín Fragante para ciegos y una pintoresca cafetería. Pero la mayoría de la gente, al pensar en el parque, piensa en su famosa fuente.

El encanto del sur abunda y es bien conocido. Pero en la década de 1950, el centro de Savannah era todo menos encantador. En todas partes, los edificios históricos se derrumbaban y corrían el riesgo de ser reutilizados como garajes de estacionamiento o demolidos por completo. Savannah sufrió un gran declive en la Gran Depresión, luego en la Segunda Guerra Mundial, y en la década de 1950 la gente quería mudarse a los suburbios. Muchas casas “townhouses” de un millón de dólares estaban vacías y había nivel altísimo de vacantes. Era hasta peligroso.

Union Station fue comprada por el Departamento de Transporte en 1961 y usaron la Ley de Derecho de Vía Ferroviaria para construir la carretera interestatal 16, i16, y demoler la propiedad. El hotel original DeSoto, construido en 1890, era opulento. Fue precisamente en el DeSoto donde nos hospedamos durante nuestra visita familiar más reciente a la ciudad. El hotel victoriano de cinco pisos estaba en aquel entonces compuesto completamente de ladrillos con vitrales, hermosos adornos y elementos dorados. En 1968 se convirtió en un edificio moderno y se construyó en el nuevo estilo de formalismo que recuerda a la década de 1960. El edificio del Liberty Bank, de 10 pisos, fue uno de los pocos verdaderos rascacielos en Savannah, pero fue derribado en la década del sesenta y se convirtió en una estructura modernizada de dos pisos.

En este contexto, la periodista y pintora Anna Colquitt Hunter reunió a seis amigas (todas esposas de hombres ricos e influyentes de la ciudad) para iniciar el Historic Savannah Foundation (HSF), en 1955.

Dorothy Ripley Roebling, Lucy Barrow McIntire, Anna Colquitt Hunter, Katherine Judkins Clark, Elinor Grunsfeld Adler and Jane Adair Wright. Junto a Nola Roos, se convirtieron en “las Siete Magníficas” y fundaron la Historic Savannah Foundation en 1955

Su objetivo inicial era salvar la antigua casa de estilo federal de uno de los maestros constructores más prolíficos de la ciudad, Isaiah Davenport House, y su restauración marcó el inicio del movimiento conservacionista en Savannah.

Isaiah Davenport House, la primera en ser salvada, ahora funciona como un museo

A través de un fondo rotativo, HSF salvó 145 edificios entre 1955 y 1980, restaurando, reconstruyendo y, a veces, revendiendo propiedades a personajes con ideas similares, para asegurar que la historia de Savannah no fuera olvidada. Pero a pesar de estos esfuerzos, la histórica Savannah siguió bajo amenaza. La naturaleza de las ciudades es derribar y construir (cosa que muchos que me leen desde el principio saben, me molesta mucho). Es difícil que una ciudad crezca sin algún proceso de demolición para permitir la reurbanización. Savannah tiene muchos edificios que no eran sitios famosos o históricos y ha perdido parte de su tejido histórico debido al deseo natural de modernizar. Pero las cosas cambiaron en 1979, cuando Paula Wallace y su familia compraron la Savannah Volunteer Guards Armory, un edificio con forma de castillo, de 36,000 pies cuadrados, con ventanas tapiadas y una gruesa capa de polvo. Se convertiría en la primera estructura de la recién incorporada Savannah College of Art and Design (SCAD), la universidad de arte y diseño de la ciudad. Era el momento perfecto para la universidad. La Historic Savannah Foundation había impulsado el mercado y había demostrado que los bienes raíces eran una forma efectiva de salvar edificios. SCAD tenía la capacidad de enfrentarse a los grandes edificios, los ‘elefantes blancos’. Hay pocos propietarios así, que pueden manejar ese tipo de escala.

Uno de los hermosos edificios de SCAD

Algunos de los ‘elefantes blancos’ que SCAD ha restaurado desde entonces incluyen un convento, el hogar del siglo XIX del fundador de la Sociedad Histórica de Georgia, Alexander Smets, y una histórica iglesia bautista afroamericana que data de 1866. (La iglesia fue devuelta a su congregación original en el 2000). Estos edificios y otros similares han servido como residencias universitarias, centros de aprendizaje y estudios para los estudiantes de la universidad.1CA36001-6AB7-42DA-91BC-EA32E32DC848

En los últimos 40 años, SCAD ha adquirido 68 edificios en Savannah. Pero su mandato no se ha detenido allí: en el 2002, la universidad lanzó su primera ubicación internacional en Lacoste, un pueblo medieval en el sur de Francia, donde sus estudiantes pueden estudiar en el extranjero. El pintoresco campus incluye 34 edificios, algunos de los cuales se remontan al siglo XVI.

Dos años después, SCAD transformó la sede de Atlanta del startup iXL, de 300,000 pies cuadrados, en su campus principal de la ciudad, y en 2009, SCAD abrió un campus en Hong Kong.

Hoy, casi 15,000 estudiantes de SCAD caminan por arcos ornamentales en Savannah y en terrazas iluminadas por el sol en el sur de Francia. Están estudiando en salas de corte neoclásicas en Hong Kong y en estudios de transmisión renovados en Atlanta.

Habitando en los mismos espacios donde grandes mentes del pasado, una vez estudiadas, dormidas, trabajadas y florecidas, estos estudiantes están respirando nueva vida en estructuras olvidadas, transformando los sitios históricos en incubadoras para futuras innovaciones.

La conservación arquitectónica es un tema que me llama muchísimo la atención y seguramente la razón por la que esta ciudad me robó el corazón en la primera visita y me ha hecho regresar una y otra vez.

Catedral de San Juan Bautista

*Gracias a Historic Old Town Trolley por la transportación durante nuestra estadía en Savannah.

Hotel DeSoto, una tradición sureña. Construido en 1890, en el lugar donde estuvieron las barracas del General James Oglethorpe, fundador de Savannah, el DeSoto era un símbolo de hospitalidad sureña. Aquí se han hospedado presidentes, dignatarios, autores y celebridades (¡y mi familia!)

**El Hotel DeSoto está en una localización privilegiada, en el 15 East Liberty Street, a solo unos pasos de la Catedral de San Juan Bautista y otras muchas atracciones de la ciudad, cerca de tiendas y restaurantes.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s