Key West: Paraíso tropical lleno de historia

El verano está a la vuelta de la esquina. Aunque para los que viven en el sur de la Florida, “verano” es prácticamente todo el año, con el mar y temperaturas cálidas siempre presentes. Y aunque hay mucho que hacer para esta época, esta vez nos fuimos de paseo a uno de mis lugares favoritos: Key West. Algunos recordarán que les he contado historias sobre el punto más al sur de los Estados Unidos, a solo 90 millas de Cuba. La casa de Ernest Hemingway, las barras en Duval Street. No está lejos de nuestros recuerdos colectivos el duro paso del huracán Irma por los conocidos Cayos de la Florida, en septiembre de 2017. Irma fue particularmente dura con los Cayos medios, y aunque en Key West arrancó el emblemático letrero de bienvenida a la isla, esta no fue azotada de forma tan atroz como se anticipaba, y ese letrero fue recuperado y devuelto a su sitio, como un símbolo de que Key West ya estaba listo para recibirte. La realidad es que la mejor manera de ayudar un destino cuya principal fuente de economía es el turismo, es visitándolo.

La casa del escritor Ernest Hemingway
La casa del escritor Ernest Hemingway, en la Calle Whitehead

El Overseas Highway es la ruta de 113 millas que te lleva desde Florida City hasta Key West. Desde Miami, es un viaje de aproximadamente cuatro horas. En un día soleado, gozarás de algunas de las vistas más pintorescas sobre el Atlántico, de azules increíblemente claros, que se mezclan con tonos de verde y turquesa. Casi a mitad de la ruta, pasarás por el Puente de las Siete Millas y casi te puedes imaginar a The Beach Boys cantándote “off the Florida Keys there’s a place called Kokomo…” o a uno de los hijos adoptivos favoritos de los Cayos, Jimmy Buffett, “give me oysters and a beer every day of the year” (“dame ostras y una cerveza cada día del año). Lo único que le faltó a este viaje fue un convertible, y ahora pensándolo, ¡se los recomiendo!

Para una escapada veraniega y divertida, pocos destinos comparan con Key West, aunque no se dejen llevar solo por la apariencia de que lo único que hay para hacer es ir de barra en barra (aunque si lo necesitan, hay hasta servicios de suero a domicilio para recuperarte más rápidamente de una fuerte resaca; no he probado el servicio, así que no se que tal funciona). La historia de la isla es muy rica, llena de personajes extravagantes y hasta de fantasmas; no es solo un destino para fiestar, es un destino perfecto también para los amantes de la historia, y por supuesto, del mar.

Antes de que Miami se constituyera como ciudad en 1896, ya Key West era una ciudad establecida (1821), y se llevaban provisiones de Key West a Miami. Fue el conquistador español Juan Ponce de León quien la “descubrió” por primera vez en 1521 durante su expedición a Florida… ya saben, buscando la Fuente de la Juventud. Llamó a la isla ‘Cayo Hueso’ por la formación de roca caliza blanqueada de la isla y se refiere a los huesos de los indios Calusa que alguna vez vivieron en los Cayos de la Florida. Los ingleses confundieron el sonido fonético de ‘Cayo Hueso’, pensando que sonaba como ‘Key West’ y ese fue el nombre que se quedó.

Al igual que en Miami, a Key West llegaron muchas personas de las vecinas islas Bahamas. Con ellos, llegaron cultura, mano de obra y supersticiones (ya hablaremos de eso más adelante). Un reconocido personaje que llegó de las Bahamas fue William Curry, un joven sin dinero que llegó en 1837 cuando la isla estaba ocupada principalmente por pescadores y hombres que se dedicaban a rescatar naufragios de embarcaciones. Curry trabajó duro y después de lo que solo puede llamarse una carrera extraordinariamente exitosa, que abarcó más de cuarenta años, había creado un imperio que comprendería la comercialización, el rescate de naufragios y la construcción naval y llegó a convertirse en el primer millonario “self-made” de la Florida. William construyó su casa en 1869, en el mismo sitio donde la familia tenía casa desde 1855. La hermosa mansión evoca su ilustre pasado, la historia de la isla y se convirtió en una de las más elaboradas de la ciudad; solo las de sus hijos se le podían comparar. La imponente fachada con sus balcones y terrazas fueron añadidas a finales de siglo por uno de sus hijos.

Curry Mansion Inn
Amsterdam Curry Mansion Inn, Calle Caroline

¿Por qué les cuento tantos detalles de esta casa? Porque fue precisamente la Mansión Curry la que sirvió como base para esta estadía. Fue en 1975 en la señora Edith Amsterdam compró la mansión para convertirla en su residencia privada. Lo que debió ser su casa familiar se convirtió en un próspero ‘bed & breakfast’, principalmente por la necesidad de cubrir los exorbitantes costos de los impuestos de la enorme casa. Fue precisamente Phil Amsterdam, uno de los hijos de Edith, quien me recibió personalmente, nos ofreció un tour de la mansión, nos contó anécdotas de sus padres, nos recomendó cosas que hacer durante el fin de semana y sacó de su tiempo para desayunar con nosotros. Es ese toque personal, hasta se podría decir, familiar, lo que distingue el Amsterdam Curry Mansion Inn de otras hospederías. Tu estadía incluye desayuno hecho a tu elección, coctel en la piscina todas las tardes con música en vivo. Su personal es conocedor de los Cayos y te pueden ayudar a hacer arreglos y reservaciones para todas las actividades que quieras realizar. ¡Desde ahora les adelanto que se me quedaron muchas cosas por hacer! El hotel está localizado en la Calle Caroline No. 511, a solo pasos de la Calle Duval y posiblemente su barra más famosa, la favorita de Hemingway y donde se celebra en grande su cumpleaños todos los años en julio, Sloppy Joe’s (si planeas una visita a las festividades por el cumpleaños de “Papa”, te recomiendo reservar desde ahora, ya que para esa semana del 21 de julio cuando se celebra ‘Hemingway Days Festival’, todo se llena muy rápido). El hotel cuenta con el certificado de excelencia de TripAdvisor.

A propósito de Hemingway, considero que su casa/museo es la mejor atracción turística de la isla. Durante el paso del huracán Irma, su administradora se rehusó a evacuar la casa como se le sugirió, por no querer dejar a los famosos gatos polidáctiles (de seis deditos) que son dueños y señores de la que fuera casa del célebre escritor y que son descendientes de su gato, Snowball.

Hemingway Home and Museum
Gatos con seis deditos

El corresponsal y novelista estadounidense vivió en Key West de 1928 a 1940, y, en esta casa, desde 1931. Vivió aquí con su segunda esposa, aquí nacieron sus dos hijos, aquí aprendió a amar la pesca, lo que sería una de las grandes pasiones de su vida, escribió algunas de sus obras más importantes (A Farewell to Arms, For Whom the Bells Toll, Death in the Afternoon, To Have and Have Not, The Snows of Kilimanjaro, entre otras), y conocería a su tercera esposa precisamente en Sloppy Joe’s, la corresponsal de guerra, Martha Gellhorn.

El estudio de Hemingway
El estudio de Hemingway

Aprovechando mi afición por el escritor, canceriano como yo, nos recibieron en la destilería que lleva su nombre. Aunque Hemingway no tuvo que ver en vida con la misma, sus hijos sí han dado permiso del uso de la imagen de su padre para comercializar una marca de ron: Papa’s Pilar. El Pilar era el nombre de la amada embarcación de Hemingway y que hoy día descansa en La Habana, Cuba. Fue El Pilar el que le permitió a Ernest adentrarse en la aventura y vivir la vida como dice la canción, a su manera, no siendo un simple espectador. En ese espíritu es cuidadosamente producido el ron Papa’s Pilar. El edificio de la destilería es una antigua fabrica tabacalera y puedes disfrutar de una visita guiada y degustación; está localizada en la Calle Simonton, No. 201. Además de nuestro conocedor guía, Kirk, el señor Bob amablemente nos acompañó durante el recorrido para contestar cualquier pregunta que tuviéramos. La familia Hemingway dona parte de las ganancias de la destilería a obras de caridad.

Diría que la mejor manera de recorrer Key West es caminando, pero la realidad es que los días de verano pueden ser sumamente calurosos. Si además buscas conocer más sobre la historia de la isla, mi recomendación es recorrerla en trolley o tren. Usamos Old Town Trolley, la misma confiada compañía que me ha acompañado en tours de San Agustín durante las Noches de Luces y durante mi última visita a Savannah, GA. Los choferes de Old Town Trolley son muy conocedores de la historia de las ciudades donde trabajan y usualmente pueden contestar preguntas curiosas que puedan surgir en un recorrido. Eso sí, solo trabajan durante el día.

Además de sus excéntricos residentes, pasados y presentes, Key West es conocida también por sus habitantes del más allá. Siempre me han gustado las historias de fantasmas, así que aprovechamos para hacer un recorrido con Ghosts and Gravestones. Ya los conocía también de una visita previa a San Agustín. Rodeada de cristalinas aguas azules y cielos soleados, puede resultar difícil imaginar que Key West pueda albergar espíritus fantasmales. Sin embargo, esta pequeña isla paradisíaca, originalmente llamada “Cayo Hueso” para los huesos humanos descubiertos en sus playas, tiene un pasado plagado de piratas, indígenas, cuestionables personajes y naufragios. Las callecitas que de día son encantadoras, de noche toman otro tono y el casco antiguo, donde se dice que los edificios de madera de siglos de antigüedad son el hogar de los ocupantes furiosos y almas que nunca se han movido, resultan el marco perfecto para esta atracción. Como en otras ciudades del sur, aquí hubo víctimas de fiebre amarilla, la cual provocaba una muerte lenta y dolorosa.  Diferente a los tours que son caminando (que también me gustan mucho), este te lleva hasta el Fuerte de East Martello, museo que alberga a uno de los residentes más infames de Key West, el muñeco Robert.  Robert es un muñeco que ha sido ampliamente estudiado, se dice que tiene aura; se alega que se le debe pedir permiso para tomarle fotos y que uno se debe despedir cuando se va de su presencia, o enfrentará años de mala suerte. La historia completa de Robert amerita una columna completa aparte, pero se sabe que su procedencia viene de una empleada doméstica que vino de las Bahamas y se lo regaló al hijo de la familia de la casa donde trabajaba.

Robert the Doll
Robert the Doll, East Martello Fort

The Travel Channel considera a Key West como uno de los lugares más hechizados de Estados Unidos. Obviamente, esto es una atracción turística y hacen el tour uno muy ameno. Nuestra guía, Mahulda, vestida a la usanza de los años mil ochocientos, nos dijo que había muero en la calle y tenía la cara un poco verde. Sin embargo, encontré este tour uno muy completo, para complementar lo que ya conocía de la ciudad. Visitarás también el Shipwreck Treasure Museum y pasaras por varios lugares de gran interés histórico.

Shipwreck Treasures Museum
Shipwreck Treasures Museum. Lo puedes visitar de día y subir a su torre para hermosas vistas de la ciudad, o en la noche, en el tour de fantasmas.

¡Pero no todo puede ser historia, aunque a mi me encante! Los amigos de Barefoot Billy’s Watersports nos llevaron a un paseo realmente increíble por el Golfo de México para ver delfines. El Capitán Jason Leonh y su primera oficial, Paula se encargaron de llevarnos al norte de Key West, a un lugar conocido como “the playground” (área de recreo), donde la embarcación hace una parada y te deleitas viendo delfines nadar en su hábitat natural, desde el barco. En otras palabras, los ves muy de cerca pero no estás nadando con ellos, no están en cautiverio ni están obligados a hacer trucos para ti. Amante de la historia, pero también de los animales, es de los espectáculos naturales más hermosos que he visto. De regreso se hace una parada para hacer snorkeling. Aquí en las claras aguas de Key West, verás escuelas de peces muy variados. El Capitan Jason y Paula se encargan de que tantos expertos como principiantes se sientan seguros y a gusto y te proveen todo el equipo. Recuerda que estarás en alta mar y al sol. La mejor forma de protegerte es bloqueador solar, gorras o sombreros, camisas “quick-dry”. Todo lo que necesitamos fue amablemente suplido por una compañía local de Los Cayos, www.loscayosapparel.com. Aquí encontrarás todo los que necesitas para un día perfecto en el mar y estarás apoyando a una empresa local.

No te vayas de Key West sin probar su famoso pie de limón. Dicen las leyendas que el primer key lime pie se hizo en la cocina del Curry Mansion Inn. ¿Mi favorito? Desde hace años, el de Key West Key Lime Pie Co., localizado en la Calle Greene No. 511, cerca de Sloppy Joe’s. Aunque parece pequeño, Key West tiene tantas curiosidades que una sola visita no será suficiente. Cada vez que regreso a uno de mis lugares favoritos del mundo, conozco algo nuevo. Te invito a que lo conozcas también.

Extiendo un especial agradecimiento al Key West Attractions Association (keywestattractions.org) y su oficina de turismo, The Florida Keys and Key West, y al Sr. Phil Amsterdam por todas sus atenciones durante esta visita.

Edificio San Carlos
Edificio San Carlos, Calle Duval

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s